Transacciones de pago a través de dispositivos móviles

pago a través de dispositivos móviles
pago a través de dispositivos móviles

El comercio móvil (movil-commerce o m-commerce en inglés), se refiere a la evolución natural del electrónico (e-commerce), y posee la capacidad de generar interacción entre el consumidor y establecimiento digitalmente dispuesto para ello, realizando pagos de servicios y bienes utilizando el dispositivo móvil o smartphones como instrumento para realizar esta actividad.

El auge que ha tenido esta modalidad transaccional era de esperarse, gran parte de su éxito resultó ser debido al intercambio comercial a gran escala que se produjo en las diferentes plataformas de entretenimiento de los sistemas operativos IOS, Android, Windows, etc., con la compra de aplicaciones disponibles, contenido y juegos para móviles.

El incremento en la seguridad en las redes, la velocidad de navegación, el despliegue de aplicaciones (Apps) de los negocios, la plataforma online de los sistemas bancarios disponibles, el uso de las redes sociales, y las aplicaciones adaptadas a los teléfonos inteligentes, tabletas y otros similares, son la combinación perfecta para hacer de este sistema un método de pago sencillo, rápido, práctico y muy atractivo.

Distintas modalidades de pago

Existen diversas formas de pago disponibles dentro de la modalidad de m-commerce, que pueden ser utilizados en los dispositivos móviles, aplicadas directamente en tiendas físicas (offline), y en compras en línea vía Web, aplicaciones online o usando software específicos.

Existen diversas maneras de concretar la compra-venta a través de pagos offline con dispositivos electrónicos móviles. Aquí describimos las más comunes:

1.- Pago sin contacto o contactless payment: se denomina de esta manera a los dispositivos móviles que mediante artificios tecnológicos se convierten en medios de pagos en comercios y/o cajeros automáticos, con una simple aproximación de este con el correspondiente terminal o punto de venta a través de tecnologías de RFID o NFC.

Para este punto es importante mencionar que las tecnologías desarrolladas como RFID (Radio Frequency IDentification o en su término en español Identificación por Radiofrecuencia) y NFC (Near Field Communication o Comunicación de Campo Cercano), tienen como objetivo principal la tipificación y el intercambio de información inalámbrica entre el usuario y el comercio.

Un aspecto interesante cuando se utiliza este medio en los dispositivos electrónicos móviles, es que comparándolo con el intercambio de datos a través de Bluetooth, el mismo consume muy poca energía, no requiere del engorroso mecanismo de emparejamiento y es menos susceptible a intercepciones no deseadas de datos, debido a que funciona a muy poca distancia.

Dentro de esta modalidad de pago puede distinguirse una subclasificación:

1.1.- Tarjetas de créditos y débitos: en este caso existen distintas modalidades que incluyen el almacenamiento virtual de las tarjetas del usuario en SIM Card o el algún otro elemento seguro del móvil.

Dentro de esta categoría encontramos la arquitectura utilizada por algunos fabricantes denominada Emulación de Tarjetas o HCE (Host Card Emulation por sus siglas en inglés) la cual funciona para representar virtualmente una identidad electrónica o tarjeta de crédito o débito para obtener programas de membresías, pases, entradas, etc.

1.2.- Tokenización: al igual que en los casos anteriores, este método de pago es inalámbrico utilizando una ficha (token) como una referencia en la aplicación que sustituye a un elemento sensible de los datos de pago del usuario, incrementando la seguridad y reduciendo los riesgos asociados en la transferencia de los datos personales.

Básicamente, el proveedor del mecanismo de pago móvil, almacena datos como por ejemplo los números de las tarjetas del usuario en la nube, y solo intercambia con el comercio los datos de autenticación, verificación y autorización desde y hacia el dispositivo portátil, quedando la ficha para el proceso bancario en sí.

2.- Pagos mediante módulos MPOS (Mobile Point of Sale): utilizados en tiendas y comercios, tienen la capacidad de adaptarse al dispositivo móvil y permiten la lectura física de las tarjetas de crédito o débito del usuario. Se requiere de una plataforma de cobro o pago instalada en el smartphone o tableta.

3.- Pagos mediante aplicaciones móviles: a través del uso de esta herramienta, se hace posible el intercambio comercial tanto de manera offline como online. Entre las más utilizadas encontramos Paypal, Google Ballet, Apple Pay, Izettle, Chirpify, Kuapay, etc.

Con las aplicaciones tipo Chirpify se hace especial mención al hecho de la utilización de las redes sociales Twitter, Instagram y Facebook como medio de mercadeo para vender, comprar y donar.

Para el caso del Twitter, la operación se realiza con un simple “retuit” (de ser el caso) al mensaje original, teniendo la posibilidad de pagar a través de Paypal y/o tarjetas de crédito una vez que se realice el debido registro en dicha aplicación.

Dentro de las aplicaciones propias de cada sistema operativo móvil y las web en general, podemos encontrar las asociadas a la moneda digital (no virtual) o criptodivisa “Bitcoin”, la cual funciona como una divisa de billetes y monedas, manteniendo las propiedades intrínsecas de las monedas físicas, pudiendo realizar transacciones, compras, ventas y transferencias sin fronteras.

Lo interesante de esta moneda digital es que no esta relacionada con alguna entidad bancaria central de algún país o soportada y/o patrocinada por ningún gobierno. Esto trae como consecuencia que evita los cambios de valor de las monedas físicas producidas por la volatilidad de los mercados y de los cambios de sus reservas o deudas.

Los Bitcoins como tal, obtienen su fortaleza de la descentralización, son producidos por personas y en computadoras alrededor del mundo, siguiendo un artificio matemático de código abierto, plenamente transparente y con la peculiaridad del anonimato para sus usuarios y sin cobros de tarifas transaccionales.

Actualmente los Bitcoins han sido adoptados como una moneda de pago en diversos sectores alrededor del mundo, donde las multinacionales, comercios, telecomunicaciones y el turismo son algunos de los nichos en donde se ha introducido exitosamente este tipo de forma de comercialización.

Además, con el apoyo de los sistemas financieros mundiales y acorde a las regulaciones de los países, se ha logrado incluir los bitcoins como moneda para inversiones en los mercados bursátiles y en casas de cambio.

En resumen, el mundo de las transacciones offline y en línea a través de dispositivos portátiles cada día se hace más diverso, brindando a las transacciones de compra-venta oportunidades casi ilimitadas.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*